Realice su pedido por whatsApp o Teléfono : 634 436 112

naranjas-julian-logo
banner naranjas

Salmón a la naranja: rápido, rico y saludable

salmon a la naranja

Preparar salmón a la naranja con esta receta es muy sencillo y el resultado es un plato principal sabroso, rápido, rico y saludable. Una forma fácil de preparar un plato de pescado rico en proteínas, vitaminas y ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6.

Receta de salmón a la naranja

Es importante elegir naranjas de calidad para lograr una buena cantidad de zumo y mucho sabor. Puedes comprar naranjas de Valencia en naranjasjulian.com y recibir tu pedido a domicilio.

Ingredientes para preparar salmón a la naranja, la receta para triunfar en la cocina.

  • 4 lomos de salmón con piel y sin espinas de unos 150 gramos cada uno
  • 3 naranjas
  • 125 ml de caldo de pescado
  • 2 dientes de ajo pequeños o uno grande
  • 1 cucharadita de eneldo fresco (o media de eneldo seco)
  • 1/2 cucharadita de cebollino fresco (opcional)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharada de salsa de mostaza
  • 2 cucharaditas de miel
  • sal
  • pimienta blanca

Cómo hacer salmón a la naranja paso a paso

  1. Lava las naranjas y sécalas. Corta una en rodajas no muy gruesas y resérvalas.
  2. Ralla la piel de las otras dos naranjas y luego exprímelas.
  3. Salpimienta los lomos de salmón.
  4. Pon al fuego una sartén con el aceite y la mantequilla y cuando esta se funda pon el salmón a cocinar por el lado de la piel durante tres minutos a fuego medio-alto para que la piel quede doradita y crujiente. Da la vuelta y cocina dos o tres minutos del otro lado.
  5. Pela el ajo y pícalo.
  6. Saca los lomos de salmón y sofríe en el mismo aceite el ajo. Cocina a fuego bajo, con cuidado porque enseguida se dora y cuando empiece a coger color vierte el zumo de naranja, el caldo, la miel, la ralladura de piel de naranja y la mostaza. Mezcla bien y deja reducir en un hervor suave hasta la mitad de su volumen.
  7. Pon las ruedas de naranja en la sartén.
  8. Añade el salmón a la sartén con la piel hacia arriba y sin que la cubra para que se mantenga crujiente. Cocina destapado durante unos tres o cuatro minutos para que no se reblandezca la piel y antes de retirarlo del fuego espolvorea con el eneldo y con el cebollino picaditos.

Trucos y claves para un plato rápido y sabroso

Si eliges lomos de salmón para su preparación te ahorrarás quitar espinas y además la piel quedará crujiente y sabrosa. Pero también lo puedes preparar con salmón en rodajas. En ese caso vigila el tiempo de cocinado porque si las tajadas son más finas se hace más rápidamente.

El caldo de pescado puedes comprarlo ya cocinado, ahorra mucho tiempo. Pero si te gusta cocinar puedes hacerlo poniendo en una olla cabeza y espinas de pescado blanco como pueden ser la merluza, el rape o el bacalao fresco con una zanahoria y una cebolla. Solo tienes que cubrirlo con agua y dejar cocinar unos 30 minutos en una olla rápida.

Si te gusta un contraste agridulce más marcado, sustituye 50 ml del zumo de naranja por zumo de limón.

Cómo servir salmón a la naranja

Sirve a cada comensal un lomo de salmón a la naranja sobre las propias ruedas de naranja con las que se han cocinado y con una parte de la salsa. Si vas a añadir una guarnición puedes ponerla a un lado del plato o servirla en una fuente aparte.

Con qué acompañar salmón a la naranja: las guarniciones más acertadas

El salmón a la naranja es un plato tan fácil que lo puedes preparar para un día laborable y tan rico que no desentona en una ocasión especial. El tipo de guarnición elegida te ayuda a completar una cena de diario o un plato principal de celebración o para recibir invitados.

Si quieres servir el salmón a la naranja como plato único de una cena es una buena idea acompañarlo con una guarnición de arroz blanco cocido y una ensalada verde. Todo muy sencillo, rápido y rico. Y manteniendo el espíritu de plato sabroso y rápido de la receta.

Para una ocasión especial, puedes acompañarlo con unas verduritas a la plancha o al vapor. Le van bien los espárragos verdes, el brócoli e incluso el calabacín. También cualquier guarnición con patatas como un puré aterciopelado o unas patatas cocidas aliñadas con la misma salsa de cocinar el salmón a la naranja.