Realice su pedido por whatsApp o Teléfono : 634 436 112

naranjas-julian-logo
banner naranjas

Zurracapote: receta de esta bebida tradicional

zurracapote receta

El zurracapote es una receta sencilla y la bebida tradicional riojana más popular después del vino. De hecho, el vino y la fruta son los dos ingredientes más importantes de esta famosa bebida exportada desde La Rioja a todo el mundo.

Receta de zurracapote

Está considerada una bebida todoterreno. O, más bien, para todas las ocasiones. Y es que ciertamente que hay infinidad de ocasiones en las que servir esta bebida refrescante que puedes hacer en casa de forma sencilla. Como lo ideal es hacer cantidad, es perfecta para fiestas y celebraciones. Pero realmente puedes reducir las cantidades para hacer zurracapote con esta receta para menos personas.

Si organizas una barbacoa con familia o amigos o un evento, es perfecto para servir en jarras, en vasos e incluso en ponchera o en porrón. Es ideal para refrescarte en buen tiempo en lugar de la sangría o una jarra de tinto de verano. Tiene un sabor muy agradable tanto para tomar sola entre horas como para combinar con comida e incluso para servir a la hora del aperitivo.

Elige productos de calidad para lograr el mejor sabor y si has optado por vino de La Rioja, nada mejor que comprar naranjas por internet en naranjasjulian.com y recibir tu pedido a domicilio directo desde la finca, ¡lo mejor de cada tierra!

Ingredientes para hacer zurracapote

  • 4 litros de vino. (Aunque la receta de zurracapote más conocida es con vino tinto, en muchas zonas es más habitual usar un vino clarete)
  • Medio litro de agua
  • Medio kilo de azúcar blanquilla
  • 2 limones
  • 3 naranjas
  • 1 palo de canela en rama
  • 1 melocotón y 2 manzanas (o tres manzanas fuera de la temporada del melocotón)

Zurracapote: receta paso a paso

  1. Lava el limón y las naranjas y con ayuda de un cuchillo afilado saca la piel limpia sin nada de la parte blanca. Reserva estas pieles por separado de la parte comestible.
  2. Pon al fuego una cazuela con el vino, el agua y el azúcar además de la piel de naranja, la piel de limón y la canela. Se trata de disolver el azúcar en el líquido y que los sabores se mezclen bien. Remueve si es necesario para que el azúcar quede perfectamente disuelto e integrado en el líquido.
  3. Una vez rompa a hervir baja el fuego al mínimo y mantén por 15 minutos en el fuego en un hervor suave.
  4. Deja enfriar la mezcla a temperatura ambiente y tapada.
  5. Cuela el contenido de la cazuela y viértelo en el recipiente en que vas a conservar la bebida. El zurracapote en su receta tradicional se conservaba en cántaras. Hoy en día puedes usar una ponchera o jarras.
  6. Retira la parte blanca de la piel del limón y las naranjas reservadas y trocea la parte comestible en daditos. Añádelos a la bebida.
  7. Pela el melocotón y la manzana, retira el hueso del primero y las semillas de la segunda. Y pica a cuchillo en trozos de similar tamaño.
  8. Añade la fruta al zurracapote y deja en la nevera para que se tomen los sabores y se conserve bien. Además, es la forma de servirlo fresquito.
  9. Hecho el zurracapote con receta tradicional, se deja reposar entre 48 y 72 horas para que se tomen los sabores. Es cierto que hay quien prefiere dejarlo menos tiempo y es cuestión de gusto personal. Pero si quieres ser fiel a la receta original no tengas prisa por servirlo antes de tiempo.

Cómo se sirve el zurracapote

Según la receta clásica, se saca en cántara y se sirve en vasos individuales de cristal o de cerámica o en porrón.

Actualmente, si preparas la bebida para muchas personas es más común usar una ponchera bonita o incluso una sopera de cristal. También hay recipientes muy prácticos para mezclar bebidas caseras que llevan grifo para un servicio rápido. Y es común usar jarras para luego servir el zurracapote en vasos individuales e incluso en copa.

Lo habitual es que cada ración tenga además del líquido daditos de fruta. Aunque hay quien prefiere dejarlos en la ponchera y en las raciones servir solo el líquido, lo tradicional es que incluyan la fruta.

Se le suelen añadir unos cubitos de hielo para que esté bien frío. Pero si vas a servirlo en una comida de mediodía en verano o en una fiesta larga y tienes miedo de que se pueda agua, haz cubitos del propio zurracapote.